Estás en: RelatosESPAñA > VALLCEBRE                              ¿ te gusta viajar ?
Avatar del viajeroViajero desde 4/24/2012

Nick: CTAB

Viajar es despegarte de tu mundo por un tiempo.

 PIRINEO DE BARCELONA: VUELTA A VALLCEBRE

 Escribe el relato: Ctab

Opiniones ( 0 )

DA TU VOTO                  Votos: 6           
Resultado 1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos

 

Vuelta de Vallcebre

 

 

Como llegar?

Desde Barcelona autopista hacia Manresa y autovia en dirección al túnel del Cadí. Pasado el pequeño túnel de Guardiola de Berguedà, desvio a la izquierda en direccion Saldes-Vallcebre-Pedraforca.

 

Ficha técnica

 

Distancia aprox.:

13,5 Kilómetros.

Tiempo aprox.:

5,5 horas.

Señalización:

marcas amarillas y blancas (PR) todo el camino.

Puntos de interés:

Ermita de Santa Magdalena, diferentes "Graus", Ermita de San Ramón, muy buenas vistas panoràmicas. Mesa de Orientación en el Tossal Llissol.

 

 

Bibliografia:

Catalunya Romànica, volum XII, El Berguedà.
El Berguedà, Itineraris de Descoberta. De Josep M. Rossinyol i Locubiche.
Terra de Carbó, guia de la Ruta Minera. Editorial Zenobita

Cartografia:

El Berguedà 1:50.000. Institut Cartogràfic de Catalunya
Rasos de Peguera – Serra d’Ensija 1:25.000. Editorial Alpina

Observaciones:

En caso de realizar la ruta en temporada hivernal es necesario ir convenientemente equipados y llevar crampones, ropa i calzado adecuado.

 

Introducción

A vista de pájaro, el municipio de Vallcebre se parece a un cuenco inclinado, elevado sobre grandes paredes rocosas. Esta ruta circular nos lleva por el perímetro de estas paredes y de ahí viene su principal atractivo: las vistas privilegiadas de prácticamente todas las sierras del Berguedà y algunas del Ripollès. Para los amantes de los grandes panoramas, esta ruta será una delicia prácticamente de principio a fin. El entorno por el que pasa es eminentemente agrícola. Vallcebre también tiene un pasado minero que se puede descubrir con otras rutas señalizadas. Por otra parte, el pueblo también empieza a conocerse por sus yacimientos paleontológicos.

 

Ruta de los Cingles

 

Se empieza saliendo del pueblo por una pista indicada a la ermita de Santa Magdalena. Una vez fuera del núcleo del pueblo, llegamos al cabo de unos minutos a dos casas, Cal Vila y Cal Pons. A pie de camino, hay un lavadero público alimentado por una caudalosa fuente, la Font de Balaians, una muestra de la vida de antes. Predominan los campos, hoy convertidos en zonas de pastura. El camino se dirige hace el bosque y vamos cruzando antiguos bancales con sus muros de piedra seca y hoy invadidos por el bosque.

 

Llegamos a la ermita de Santa Magdalena. Construida en el siglo XVII, cada año es el destino de una romería. Al lado hay una fuente seca con un depósito de roca natural. El agua dejó de fluir cuando la galería de una mina perforó el curso de agua pero antiguamente se le atribuían poderes curativos contra las verrugas.

 

Desde la iglesia, las señales nos llevan por el bosque hasta entroncar con el camino a Vallcebre desde el Grau de la Mola, que es lo que ahora iremos a buscar. El ilustre excursionista de fin de siglo, Cesar August Torras, decía en su guía del Berguedà que sólo había tres “graus” o pasos para subir a las Cingles de Vallcebre: Grau de la Mola, Grau de les Granotes y Grau de Sant Climent. Esta ruta pasa por los tres. En realidad hay más pero Torras, como caballero que era, se refería a los que se podían subir a caballo. Hay otros “graus”, pasos estrechos y precarios que aprovechan pequeñas fallas y pliegues en las rocas y que sólo se podían hacer a pie. Este PR propone dos como variantes: Grau dels Boigs y Grau del Jou.

 

Desde el Grau de la Mola, el camino busca la línea de alta tensión. A partir de aquí y hasta llegar a la carretera que une Vallcebre con la carretera de Saldes, la ruta va bordeando los riscos, ofreciendo una vista siempre cambiante según va cambiando la orientación del camino. Empieza con vistas del pueblo de Figols y el Coll de Fumanya, y detrás la Serra d’Ensija, con el pantano de La Baells en el fondo hacia el sur, para luego mostrar la sierra de Catllarás, el estrecho valle del Llobregat, el pueblo de Guardiola, las montañas que separan el Berguedà de Cerdanya (Puigllançada, Tossa d’Alp, Moixeró) y detrás Puigmal, seguido de la sierra de Gisclareny, Cadí y Pedraforca, y de vuelta a la Serra d’Ensija. Es una verdadera delicia.

 

Después del Grau de les Granotes, la ruta llega a Cal Menut, una casa todavía en plena actividad ganadera. Antes de llegar a la casa y también detrás de los establos, se ven unos montículos con una pequeña entrada, como si fueran casas de hobbits. Son “trumferas”, lugares donde se guardaba la cosecha de patatas. Los extensos campos que rodean la casa probablemente se convirtieron en cierto momento del cultivo del trigo al de la patata, mucho más adaptada a la altitud.

 

Después de la casa, la ruta pasa cerca de un pequeño monumento construido en memoria de un piloto muerto cuando cayó su avioneta. También es una zona de hundimientos kársticos, fisuras en el suelo causadas por las corrientes de agua subterránea. Pasad con precaución. Abajo se ve el hotel rural El Jou y detrás una zona pelada que marca una antigua explotación de carbón a cielo abierto.

 

La ruta vuelve a una pista y cuando ésta se acaba, busca un camino por donde puede, bordeando en todo momento el precipicio, hasta llegar al Grau de Sant Climent, donde se une con otro camino histórico. Abajo se ve la Torre de Foix, una gran casa construida alrededor de una torre medieval, y la pequeña iglesia románica de Sant Climent.

 

La ruta ahora pasa por zonas de cultivo hasta llegar a la Foradada, única salida de las aguas de Vallcebre. Al cruzar el puente sobre el torrente, se ve una curiosa construcción. Es un molino construido para aprovechar un pequeño hueco en las rocas. El canal que trae agua a la balsa corre sobre el muro hasta la balsa que está detrás. El agua luego entraba en el interior del molino y salía por la gran abertura en el muro. Pasado el puente, baja un camino que permite inspeccionarlo más de cerca. Si queréis agua, un camino con las marcas verdes y blancas de un sendero local baja a la derecha a la carretera, donde hay una fuente.

 

Nuestra ruta sube para volver a la cresta, pasando al lado de los restos de una torre del teleférico construido en los años 40 para bajar el carbón desde las minas de Vallcebre hasta el Collet y el ferrocarril. Una vez en la cresta, la ruta busca un camino en ligero ascenso entre las rocas, hasta llegar a la carretera de Vallcebre. Cruza la carretera para entrar en lo que probablemente era la mejor zona para el cultivo, pasando por distintas masías hasta llegar al núcleo del pueblo.

 

Variante de Cal Menut a Vallcebre pasando por Tossal Llissol

 

Si esta ruta circular os parece demasiado larga, os proponemos un semicírculo. Antes de llegar a Cal Menut, sale una pista a la izquierda marcada como una variante del PR que va subiendo hacia el Tossal Llissol, donde ondea una bandera. Vamos subiendo por los extensos campos de Cal Menut, que ahora queda abajo. Cuando la pista hace una curva pronunciada hacia la izquierda, volvemos a ver los montículos de las ‘trumferas’ en los campos, sobre todo hacia la izquierda.

 

El Tossal Llissol es otro mirador privilegiado de prácticamente todas las sierras de la comarca, con el pueblo de Vallcebre abajo. Vale la pena detenerse un rato y absorber las grandes vistas. Desde el Tossal, la ruta emprende la bajada hacia la ermita de Sant Ramón, pasando por zonas de cultivo y manteniendo extensas vistas de Ensija y Pedraforca. Aunque es una iglesia moderna, del siglo XIX, Sant Ramón tiene su gracia y el emplazamiento es atractivo.

 

A partir de aquí, volvemos a entrar en los núcleos habitados, algunas casas restauradas como segundas residencias, otras más antiguas. La ruta, siempre de bajada, va alternando senderos y pistas de tierra. Hay que prestar atención a las marcas ya que la ruta hace bastantes cambios de sentido mientras busca las conexiones. El entorno vuelve a ser principalmente de bosque. La ruta acaba con dos atractivos pasos de torrente antes de culminar nuevamente en el pueblo de Vallcebre.

 

Alternativas

Esta ruta también se puede hacer desde el Grau de la Mola. Este “grau” no está señalizado pero se ve como un camino muy claro que entra en una abertura amplia en la pared rocosa. Para llegar, debéis seguir la carretera desde Figols hacia Fumanya y el camino se ve después de una curva muy pronunciada, en el punto más próximo de la carretera a la pared de roca. Empezar aquí puede ahorraros kilómetros de carretera si venís desde el sur y también permite hacer un alto en el pueblo de Vallcebre para comer antes de acometer el último tramo.

 

Precauciones

Cuidado con los hundimientos kársticos cerca de Cal Menut. Algunos se han llenado con paletas de madera y otros restos de obras pero conviene no acercarse demasiado. Las personas que sufren mucho de vértigo pueden sentirse incómodas en algunos tramos más expuestos, sobre todo entre Cal Menut y el Grau de Sant Climent.

Más información i track GPS de la ruta en:

http://www.altbergueda.cat/es/pl27/id233/Senderisme/Itineraris_recomanats/por-los-cingles-de-vallcebre-pr-c-128.htm


Viajar por:
ESPAñA
,
VALLCEBRE

OPINIONESPIRINEO DE BARCELONA: VUELTA A VALLCEBRE

FOTOS DEL VIAJE

PINCHA AQUÍ PARA VER LA GALERÍA A TAMAÑO REAL

ESTADÍSTICAS DEL RELATO


Estadisticas del viajero

Escrito desde: 8/22/2012
Lecturas: 9789
Votos: 6
Favorito: 0
Recomendado: 0


ÚLTIMOS RELATOS

AporlosAlcaladeEspaña

A por los Alcala de España [españa]
Escribe: el curioso | 0 Opiniones.

ElCitlaltépetl.PicodeOrizaba

El Citlaltépetl . Pico de Orizaba [Mejico]
Escribe: campeador | 2 Opiniones.

LO MÁS VISTO EN CUENTATUVIAJE